lunes, 17 de octubre de 2011

Entrando en materia: Sepso Seguro


Pensé que sería una buena idea compartir algunas cosas que he aprendido en mi trabajo. A veces sorprende la cantidad de información precisa que el adulto desconoce sobre la prevención de embarazo.

Existen en el mundo más de trescientos tipos de métodos anticonceptivos, que se pueden dividir en tres categorías: 

1) Métodos Naturales

Son muy ampliamente utilizados debido a su aparente sencillez, sobretodo con el público adolescente. Entre los métodos naturales más populares hay uno para hombres, uno para mujeres, y uno para ambos géneros:

La abstinencia, por supuesto, significa la decisión de no tener relaciones sexuales. Aunque obviamente es altamente segura para prevenir embarazos, todavía se es vulnerable a las infecciones de transmisión sexual.

El método para varones es el coito interrumpido. Consiste, como se puede deducir por su nombre, en retirar el pene de la vagina antes de eyacular. En teoría, si se eyacula afuera, no hay espermas dentro, y por tanto, no se produce la fecundación. La realidad es distinta, pues al entrar en erección el pene segrega un fluido pre-eyaculatorio, con la finalidad de lubricarse a sí mismo para facilitar la penetración. Cómo este fluido también contiene espermatozoides, al haber una penetración sin protección, se corre riesgo de un embarazo, aunque sea menor.

Para mujeres tenemos el método del ritmo.

Consiste en contar los días del ciclo menstrual, para poder determinar cuales son los días de mayor y menor fertilidad. 

De esta forma, una mujer puede medir el riesgo de tener relaciones sexuales durante cada día.

Tiene dos desventajas, pues las mujeres no siempre son regulares en su ciclo, y el embarazo se vuelve improbable, más no imposible.


Con excepción de la abstinencia, los métodos naturales no se recomiendan, por su poca seguridad en comparación con los otros métodos.

2) Métodos Químicos


Las pastillas anticonceptivas vienen en presentaciones de 21 o 28 días. Si este número suena conocido, no es casualidad: Se deben tomar en sincronía con el ciclo menstrual. 


Es importante llevar mucha disciplina en dicho tratamiento: Interrumpir el proceso o tomar más de una pastilla al día puede provocar un desequilibrio hormonal o reducir la eficacia del anticonceptivo.

La pastilla del día siguiente consiste en una sola dosis, que se puede tomar en las 72 horas siguientes a la relación sexual. Es altamente efectiva, pero su eficacia disminuye si se utiliza sucesivamente, pues el metabolismo desarrolla resistencia a ella. Por esto se le considera un método únicamente para emergencias.

Los implantes y el parche son dos caras de una misma moneda, ya que se colocan debajo y sobre la piel respectivamente, provocando una reacción química a través de nuestros poros. El parche puede durar varios meses y los implantes varios años, dependiendo del tipo que se utilice.

Los métodos químicos son altamente seguros, pero no todas las mujeres son compatibles con ellos.

3) Métodos de Barrera

Como su nombre lo indica, estos métodos consisten en frenar el semen mediante una barrera física. Aunque antes incluían al diafragma, este método fue completamente desplazado por el Condón. Por su disponibilidad, sencillez y eficacia, es el método anticonceptivo más seguro y popular.

Condón Masculino
Existen dos tipos de condón, para cada género. Están hechos del mismo material y funcionan bajo el mismo concepto, pero su aplicación cambia según los genitales de cada sexo.

   
Recomendaciones para el uso correcto del condón:

El condón debe llevarse en un lugar fresco y lejos de objetos metálicos.

Si lo llevamos en la cartera, donde estará aplastado y con mucho calor puede derretirse, y si lo traemos en los bolsillos del pantalón, junto a llaves y monedas, el empaque y el condón pueden lastimarse. Un condón maltratado es muy fácil de romper.

Condón Femenino
Revisen la fecha de caducidad. Un condón caduco muy probablemente ya no trae lubricante, lo que hará la relación sexual muy incómoda y mucho más insegura.

Se recomienda restar un año de la fecha de caducidad impresa, pues desde que sale de fábrica hasta que se distribuye puede pasar mucho tiempo.




Antes de colocarlo, verifiquen que está del lado correcto, que es con el aro por fuera. Si ponemos el condón en la posición incorrecta sobre el pene y éste ya tiene fluido preeyaculatorio, esas gotas de fluido pueden quedar pegadas en el condón. Al darle la vuelta, esas gotas que estaban dentro ahora están afuera y pueden provocar un embarazo.



- Hay que desenrollar el condón completamente hasta la base del pene, para evitar que se salga por accidente. 

- Cada condón solamente se puede usar en una penetración. Aunque parezca en buen estado, el calor y el movimiento ya lo desgastaron, por lo que corre riesgo de romperse si se intenta usar de nuevo. Por el mismo motivo, un condón que ya se utilizó para sexo oral no se puede usar para sexo vaginal.

- La regla de oro para usar condón siempre será cargar otro condón. Muchas cosas pueden salir mal y es mejor prevenir que amamantar.

Cómo pueden ver, aunque usar un condón es fácil, usarlo correctamente no lo es tanto. Un condón no se rompe, a menos que su dueño no lo utilice apropiadamente.

viernes, 7 de octubre de 2011

El Cinismo No Anima

Hay pocas más tristes que una persona que finge ser inteligente con una máscara de cinismo. El ser un amargado no te vuelve ni más interesante ni más profundo, no le da mayor peso a tus argumentos ni cubre tus errores. 

Las palabras sin convicción son nada más que aliento en el aire. Si necesitas añadir a tus palabras la burla y el insulto para darles más fuerza, entonces no son palabras muy fuertes.




Puedes ser una persona cínica, pero recuerda que el cinismo es miedo, cubierto por una capa de arrogancia. Y cuando dejas que el miedo motive tus palabras y la arrogancia les dé forma, el resultado no puede ser más que negativo.

Es cierto que una persona cruel provoca risas. Pocas veces provoca conversación. Si tuviera que elegir entre una persona amargada y una feliz, a quien crees que prefiero tener por compañía?




La gente cínica no merece atención, sino lástima. Detrás de cada persona cínica, cruel y amarga, no hay más que un niño débil y temeroso de que la vida no sea como pensó. Ver el vaso medio vacío sólo demuestra lo sediento que estás.

Podrán decir que ser cínico y amargado es una manera de protegerse. Adoptar esa actitud es a la vez máscara y armadura, contra un mundo que muchas veces puede ser cruel y traicionero.




Pero "tener actitud" no significa "Ser un imbécil". Significa tener el coraje de plantarle cara al mundo y decir "este soy yo".

Podrán decir que el cinismo y el insulto son necesarios, que la gente debe "despertar a la realidad". Yo no despierto a la realidad, yo vivo en ella! Camino sobre el mismo suelo, respiro el mismo aire, he tenido los mismos problemas que tú! Soy un ser humano como todos en este planeta. La única diferencia es que yo aprendí que quejar y gimotear por todo pequeño obstáculo que veo no me hace ver fuerte sino idiota.

Dale la cara al mundo. Hay tantas personas sarcásticas, crueles, y amargadas, que una persona amable y educada resulta siempre atractiva.




viernes, 23 de septiembre de 2011

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Nada que Celebrar?

Hay actitudes que me dan tristeza, frustración, excitación sexual o gases. El tema de esta entrada es sobre las dos primeras.

Cada año, aproximadamente durante el periodo del 10 al 20 de Septiembre, veo mi Facebook, correo electrónico, veo la repetida y mamila frase: "En México no tenemos nada que celebrar".

Aparentemente, si uno participa de manera directa o indirecta en cualquier tipo de festividad, si se atreve a poner un "Viva México" en cualquier lugar visible al publico, está apoyando al malvado imperio Televisocalderonista.



Porque, como todos sabemos, México no es más que sus políticos y narcos, verdad? 


No celebro a nuestra clase gobernante, tan corrupta y podrida. No celebro la situación político-socio-económica, que se que está del nabo. No celebro las glorificadas tradiciones de ebriedad, violencia y estupidez que afloran en estas fiestas. 

Celebro a la gente. Pero no a toda. 



Vayan a la chingada.


Celebro a la gente que se levanta a las cinco de la mañana, a tomar el camión que los llevará al primero de sus dos empleos. Celebro a la madre que acepta en su casa a su sobrina embarazada, cuyos padres han rechazado por "faltas a la moral". 

Celebro al joven que se desveló estudiando, al oficinista que me atiende, al maestro que se queda después de clases para apoyar a un alumno con dificultades, al alumno que lo escucha, al conserje que limpia mi área de trabajo, al portero que me deja pasar, a la cocinera que me sirve mi almuerzo, al bombero que entrena por si mi casa se incendia, al técnico que arregla mi laptop cuando se descompone y no puedo subir mis sandeces al Feishbuk...



Celebro a la gente trabajadora, esforzada y honesta, que constituimos (y hoy más que nunca, me siento orgulloso de formar parte de dicha esfera) el único sustento que le queda al país, ahora que todos los demás nos han defraudado.

Formo parte de la plebe? Si. Me dejo hipnotizar por la taravisión y la opinión pública de que el ciudadano responsable es el que se queja? Jamás. Podré ser un sarcástico, cínico, cruel, y certero en mis críticas. Pero jamás dejaré de celebrar el hecho de que aún se puede trabajar honestamente en un país como México.

lunes, 1 de agosto de 2011

El tren partió

Podría decir muchas cosas de mi experiencia con Harry Potter.

En primer lugar, de cómo yo empecé a leer libros del género fantástico gracias a esta historia, que pese a sus muchos defectos, logró realizar algo de manera excelente, que fue el manejo de los personajes, tan bien definidos y caracterizados. 

Leí el primer libro a la edad de quince años,y aunque no era el viril adulto que soy ahora, ya estaba bastante grandecito para leer "un libro para niñitos", como tantos críticos insisten en denominarlo. Como si los niños fueran un público fácil! (y créanme, muchos intentos fallidos de escribir y contar cuentos infantiles me dicen lo contrario). 

Al día siguiente había comprado los dos libros siguientes, sumergido por completo en un mundo alterno, de una profundidad y carisma mucho mayores a la que la literatura del género de fantasía nos tiene acostumbrados. Habla mucho sobre el talento de la escritora que sea capaz de contar una historia interesante a partir de "los protagonistas van a la escuela".


Y de alguna forma, muchos autores consiguen hacer que escenas como esta sean aburridas de leer.

Para cuando se publicó el cuarto libro en español, yo ya era un ávido aficionado de la serie, esperando con ansia el tan esperado estreno cinematográfico. Los años pasaron, y al menos conmigo la escritora consiguió su objetivo. Crecí de adolescente a adulto, con todas las experiencias que eso conlleva, y en mis ratos de ocio, bastaba con abrir un libro de la saga para volver a experimentar la magia más profunda que un adulto puede disfrutar, que es la imaginación de un niño (despacito y discretamente: no olvidemos que por algun motivo soñar con un mundo mejor es actividad tabú en este mundo tan "realista").



Creo que prefiero leer a Harry Potter.

Vi todas las películas, sin una excepción en el cine, y más allá de ponerme a criticar los obvios errores, agradecí la oportunidad de tener una visión diferente, que por supuesto jamás se compararía a mi imaginación, pero igualmente bienvenida.

Tras leer el séptimo y (hasta ahora) último libro, se me humedecieron los ojos al escuchar el tema principal en el estreno en cine de Orden del Fenix, que salio ese mismo año. Pensé "ya falta poco". Finalmente, el día de ayer, habiendo retrasado el compromiso que mi corazón potteresco me exigía por motivos de este mundo "realista", acudí a la última cita.


No lloré hasta el final, pues fue hasta entonces que pude comprender plenamente la intención de la tan subestimada escritora al colocar un epílogo situado en un punto aparentemente aleatorio: Harry, Ron y Hermione, que tantas aventuras compartieron, se despiden, dejando paso a una nueva generación, que a bordo del expreso de Hogwarts parten a conocer ese nuevo y maravilloso mundo que tantas personas ahora adultos, tuvimos ya el privilegio de conocer con imaginación de niño.

jueves, 30 de junio de 2011

La Confianza se Gana

Sobre todo la propia! Conversando con varias personas, me he dado cuenta del aparente malentendido sobre un concepto importante: Confianza.

Y es que este sentimiento cada vez parece tener una connotación más negativa. Al parecer confianza equivale a ser un patán gandalla, inútil, zopenco, y metrosexual. He conocido a muchos gañanes soperúpteros para darme cuenta que la realidad no es como la pintan (y el hecho de tener que darme cuenta de ello no debe ser tomado en cuenta en mi biografía).

Una vez más tomamos por cierto los estereotipos hollywoodenses que solo conocen dos sopas:


El cuate cool, popular, vivaz, galán y simpático. Admirado por los hombres, deseado por las mujeres y Christian Castro. Derrocha tanta hombría como caspa de sus grasientos cabellos. 

Éste es el heroe. Se casa con el mundo, se surte a la chica, salva a su moto y se monta en el maloso. No, momento, asi no era.

Y el looser.


El sope, al que nadie respeta, a quien le dan las sobras de la comida, en el mismo tazón que al perro. Le hacen calzón chino tan seguido que empezó a usar tanga para ahorrar tiempo. No puede enfermarse porque hasta las bacterias se burlan de él. En esencia, el perdedor es lo que lo que todos temen ser.  (Yo no porque soy chido)

Al parecer la confianza solo conoce dos colores del espectro emocional, como si fuera cómic de Mafalda. Pero según el siempre confiable internet, existimos en el mundo más de 6 mil millones de personas. Hay variedad suficiente para que hasta la tía más solterona encuentre su calcetín roto.

No debemos dejar que los estereotipos nos digan como actuar, vestir, o pensar. Se vale tener confianza en uno mismo, sin que eso te convierta en un gañán. 


Oigan, desde aquí se ve mi casa.

Puedes creer lo que desees, y que no te falte el valor para intentarlo. Ya llegaste muy lejos en tu vida, con el simple hecho de continuar viviendo en un mundo bastante lleno de miseria y violencia.

Tu vida es tan grande como tú quieres que sea. Tú eres quien decide, tus acciones verán si tu biografía se puede volver leyenda.

A fin de cuentas, el mayor crítico y el mayor admirador que uno puede tener es uno mísmo. Cómo dijo Troy McClure:


"Ten confianza, estúpido."

jueves, 19 de mayo de 2011

Respuestas Sarcásticas a Preguntas Estoopidas II


En la oficina, se abre la puerta y una señora pregunta: Hay gente?

  • No, somos proyecciones telepáticas mientras nuestros verdaderos cuerpos están jugando futbolito en la cafetería.
  • No,  somos oficinistas de una dimensión paralela y nuestra realidad se sobrepuso por unos minutos a la suya, terrícola.
  • No, todos hemos sido creados en su cabeza porque usted está ahora mismo en estado de coma, luego de haber recibido cuatro plomazos por hacer preguntas estoopidas.
  • No, somos caníbales y nos comimos a los oficinistas que aqui laboraban.




Compañera agarra el periódico: Es el de hoy?
  • No, la fecha en la portada es del año anterior, y el error de dedo “2011” hace de esta edición un valioso ejemplar para coleccionistas.
  •  No, ahora mismo estamos viviendo una ruptura en el espacio-tiempo y este periódico es la única pista para salvar a nuestro universo.
  • No, es el de ayer, pero cambiaron la fecha para darnos la esperanza de un mañana.
  • No, lo traje del futuro en mi potente DeLorean.




Mientras veo una película: Qué haces?
  • Estudio técnicas de asesinato para futuras referencias.
  •  Veo cómo mis exnovias progresan una vez que se libraron del negro destino que les esperaba conmigo.
  •  Escapo de la estoopida realidad donde la gente viene a hacerme preguntas estoopidas.
  • Imagino que no son actores y disfruto mis fantasías donde puedo ver las vidas privadas de otros.




Tras haberme tropezado, y aún en el suelo: Te caíste?
  • No, me comunico con los Hombres Topo.
  • No, juego a ser lombriz y espero a que llegue volando mi compañero La Paloma.
  • No, escucho venir a catorce carapálidas a caballo, avisa al Jefe Sol Quema Mucho.
  • No, es que intento esconder mi cabeza en la tierra, habiendo sido intimidado por tu poderosa presencia.


Háganme saber sus respuestas sarcásticas! Las mejores serán publicadas! =D

martes, 17 de mayo de 2011

Crónicas Hospitalarias

Mi madre salió bien del hospital. La operación fue bastante rápida, pero lo difícil fue la espera preliminar, que duró casi una semana. Durante este periodo, buena parte de mi tiempo fue dedicada a la esencial labor de llevarle sus chunchos de costura y demás jaladas para que se entretuviera, pues es de todos sabido que una madre cansada pega menos fuerte.

Aparte del ocasional cambio de su orinal, lo cual creo me adjudicó como 300 puntos de Karma Positivo, la labor de los familiares en un hospital se reduce a esperar. Los juegos fantásticos que inventé durante las largas horas! El campeonato de manchitas en la pared fue muy reñido, pero la pared oeste de la sección de urgencias fue el ganador.


Tierra de los Sueños, te visito una vez más.

Mis travesuras para hacer más amena la espera fueron tristemente ignoradas. Mi madre se zampó la gelatina que le di, sin siquiera darse cuenta que era la gelatina de la vecina, del mismo color, sabor, y volumen. Una vez hasta le bajé al aire acondicionado del nivel 8 al nivel 7.

Para mi decepción, a mi madre le pusieron la variedad de ropa de hospital aburrida, y decirle “se te ven las pompas” para reírme al verla dando vueltas dejó de ser divertido cuando intentó estrangularme con su catéter.


La dirección del hospital rechazó mi alternativa propuesta.

Una vez dada de alta, sacaron a mi madre en una silla de ruedas. La lógica tras esta medida, por supuesto, es hacer sentir como poderosos híbridos mitad-hombre, mitad-robot a los tísicos e incontinentes enfermos. 

Durante su recuperación, mi madre estaba bastante débil, así que aproveché para picarle la panza y darle algunas cachetadas mientras no podía defenderse. Tristemente, una vez que agarró fuerzas, mi madre me hizo recordar que estaba operada, no amnésica.


Nota: Es difícil remover un portasuero alojado en el conducto rectal.

.

jueves, 28 de abril de 2011

Queremos sangreee

A mi madre la van a operar. Lamentablemente, mis indagaciones concluyeron que yo no podía hacer la operación. No me parece justo, manejo bien el serrucho, pero en fin.



Y tengo mucha experiencia con pacientes histéricos.


Uno de los requerimientos para que no la corran del hospital es donar sangre. Mi plan inicial de exprimir sanguijuelas tuvo que ser descartado, quien sabe dónde se hayan adherido los bichitos antes. También aprendí que meterte sangre de gato no te convertirá en hombre-gato.



Adiós a mi lucha contra el crimen.

En cierto modo, el Banco de Sangre tiene mucho de banco, pero bien poco de sangre. Tenemos que hacer un “depósito” de dos unidades de sangre, para que así mi madre tenga un crédito de dos unidades a su favor. 



"Una unidad, dos unidades..."

Y no puede ser la sangre de cualquiera: a fuerzas debe ser del mismo tipo. Yo sólo conozco sangre de la roja, así que la búsqueda fue más complicada de lo que esperaba.

Si por mi fuera, le pondría a mi madre sangre de Mr. T y de Chuck Norris, y jamás volvería a ser víctima de bullys. Pero ahora resulta que los sangrones que donen sangre deben estar limpios de alcohol y drogas. 



La población donante se reduce en un 90%.

Tampoco deben tener tatuajes. Esto porque el médico se puede distraer al ver la mariposa tatuada en tus pompas y puede inyectarte en la ingle o así.

Luego de mucho batallar, por fin logré encontrar dos candidatos a los que les pudieran chupar la sangre. Espero que esto signifique que mi madre tendrá un botellón lleno de sangre listo por si hace falta rellenarla. 

martes, 26 de abril de 2011

Santas Semanas, Batman

Pues antes de que se acabara el mundo, los beatos pecadores del mundo decidieron hacer un último esfuercito para no irse al averno. Claro, posiblemente podrían esforzarse un poquito más. Y es que los "festejos" de Semana Santa (que ni es semana ni santa), se me hacen una de las mayores hipocresías del mundo moderno.

Veámoslo desde el punto de vista de Dios.



Es fácil para los Megalómanos.


El mundo había caído en pecado absoluto. Esta horrenda plaga de cavernícolas cachondos (entre cuyas filas se encontraban Irma Serrano y Andrés Manuel López Obrador) fornicaban, peleaban, maldecían y a veces hasta usaban condones de piel de cabra.

Ahora, Dios estaba de un humor medio amargosito. Anteriormente ya había exterminado a los Dinosaurios cuando éstos empezaron a comerse entre sí en lugar de ofrecer a los más rechonchos como sacrificio. Dios actúo de manera madura ante tan terrible falta de respeto y los achicharró.



Algunas videocintas sobrevivieron al cataclismo.

Naturalmente, decirle a los humanos “Oigan OGTs, o se comportan o les parto su virgen maría en gajos!” estaba fuera de discusión. Y achicharrar cosas no funcionaba tan bien como los humanos, que hasta la fecha tienen la capacidad de reproducirse más rápido de lo que puedo dar pláticas de uso del condón. Era un dilema. Por supollo, Dios tuvo una brillante idea : “Pos entonces les mandaré a m’hijo para que sea buena gente, y les haga algunos milagros.”

Claro que la mayoria de los milagros que Jesus hizo resultaron bastante pinchurrientos. Multiplicar pescaditos y cambiar el agua en vino habrían resultado útiles si hubiera una crisis de alimentos, pero en esa época hasta el guey de Pedro conseguia pescar. Y comparado con algunos de sus predecesores, Jesús se quedó muy corto de milagros.


"Maldito barbón" ~ Jesús.

Asi nació una de nuestras más ilustres y agradables tradiciones. Qué mejor manera de honrar al Dios que nos dio vida, qué reproducir sopotocientas mil veces la humillación, tortura y muerte de su hijo?

Qué pensaría Jesús, que tuvo una vida tan interesante, de ver que los lerdos humanos preferimos enfocarnos en su horrenda muerte?


domingo, 17 de abril de 2011

Ficción

Son las seis de la tarde de un Viernes. He terminado las labores de la oficina, cumplido los mandados de la casa, y no veré a mis amigos sino hasta el día siguiente. Buen momento para escribir.

Me siento frente a la laptop y abro un documento en blanco. Al mismo tiempo saco mi cuaderno de notas y reviso los apuntes de ideas sueltas que he hecho. No puedo dejar de reír al pensar que cualquiera que lea cosas como "Vynen es un hijo bastardo" y "Rophen no hace mucho daño con su magia a organismos vivos, pero sí a objetos inanimados" pensará que no son más que delirios mariguanos. Pero en mi cabeza, son eslabones de una cadena.

Dudo por unos momentos; el ambiente está incompleto. El silencio me trae la respuesta: saco un MP3 del maletín. Tengo un poco de dificultad al elegir la canción correcta, pero finalmente encuentro una adecuada. Empiezo a escribir.


Praan - Garry Schyman .mp3
Found at bee mp3 search engine


En una ciudad cualquiera de nuestro planeta, un niño mira al cielo: Hay una repentina lluvia de estrellas fugaces, llenando el firmamento de líneas de luz. Él no lo sabe, pero cada una de ellas trae consigo una historia. Cada estrella tiene como destino un mundo, y en ese mundo se librará un conflicto.




Bajo el mismo cielo, en un planeta diferente, un caballero de armadura negra carga contra otro. Están en medio de dos ejércitos. La armadura negra refulge como ébano, mientras que su oponenta brilla como si estuviera hecho de luz.

Bajo el mismo cielo, en un planeta diferente, un joven escapa por un bosque. Lo persigue una manada de lobos que se transforman en niebla a voluntad. Los amigos del perseguido los siguen a corta distancia: una de ellos lanza a un golpe a un lobo, que desaparece en una nube de pétalos.

Bajo el mismo cielo, en un planeta diferente, una pareja de personas emerge por primera vez a la superficie tras vivir durante veinte años bajo tierra: se encuentran en un paraje desolado, bajo un cielo lleno de estrellas fugaces. No se imaginan que la causa de todo esto está en el centro de su planeta.

Bajo el mismo cielo, en un planeta diferente, una joven lee la historia secreta de su mundo, escrita con letras de luz, que aparecen cuando una gota de su sangre toca la pared de un monolito de ónice. En ella se describen las historias antes descritas, que detallan que todas son una y la misma.


Y mientras todo esto sucede, yo estoy frente a mi computadora, escribiendo la trama de estos conflictos. Hay algo mágico en escribir estas historias.

Soy un creador, o un cronista?

.

jueves, 14 de abril de 2011

Eventos que marcaron mi vida

4. Viajes

Mi vida ha estado repleta de viajes, grandes y pequeños. Desde los viajes mensuales a Monterrey (4 horas de distancia) hasta aquel viaje enorme a Nueva York hace un par de años, estas experiencias siempre me han hecho desear más. 

Fotografía de Kaiser-Kun

Proximamente en este blog: 
Nueva Yorkeando, Primera Parte

El mundo se vuelve pequeño y grande a la vez cuando viajas. Pequeño, porque te das cuenta que las maravillas tecnológicas de hoy nos permiten recorrer distancias que antes se consideraban imposibles (aún creo que viajaré al espacio antes de cincuenta años). Grande, porque el viajar te demuestra la inmensa variedad de lugares y personas que habitan este planeta.


3. Bullying

La gran mayoría de las personas ha sufrido algún tipo de maltrato a lo largo de sus vidas. El bullying, o violencia escolar, es particularmente dañino porque se realiza en un momento particularmente vulnerable de la vida de la víctima. 

En mi caso, sucedió al principio de mi adolescencia, a manos de un grupo de zopencos, de los tantos que habitaban una escuela privada. Un muchacho inteligente, con buenas calificaciones, querido y popular con sus amigos y maestros, y que además tiene la lengua más afilada que la espada Excalibur?

El abuso continuó durante años, al cabo de los cuales finalmente aprendí una muy valiosa lección: Una persona inteligente no es popular en medio de una horda de imbéciles. 

Aunque el daño físico que recibí fue considerable, lo más terrible del asunto sucedió años después: con mi autoestima por los suelos, y harto del abuso que había sufrido anteriormente, tuve el deseo de terminar con todo. Me aterra recordar la sangre fría con la que calculé mi muerte.

En el último instante recuperé la lucidez (o el miedo) y arrojé lejos el arma, misma que no he vuelto a tocar. Mis agresores tuvieron historias tristes. Hace poco visité la escuela donde ocurrió el problema, pues necesitaba un documento para mi graduación de la Universidad. Ahí encontré a uno de ellos, enfermo, gordo, y drogado. Las secretarias le daban dinero a veces por hacer mandados. Me fui pensando que aunque yo pude superar lo que me hizo, la vida no perdona.

2. Universidad

Tras los tristes eventos del punto anterior, mi vida social no era precisamente alegre. Nunca pude hacer verdaderos amigos en la secundaria o preparatoria, por desconfianza y miedo. Se necesitaría un cambio radical de ambiente para hacerme salir del cascarón.

La Universidad facilitaría esto: ya con la madurez de jóvenes adultos, y viendo que aquí si se permitía ser diferente, el cambio fue gradual pero seguro. Cinco años después de que entré, podía hablar en público sin problemas y en todo momento, tenia un grupo de amigos leales y sinceros, y mi autoestima había recibido varios impulsos muy necesitados.

Dicen que la Universidad cambia a las personas. En mi caso, fue para bien.

1. Dejando el Nido

A los quince años dejé la casa de mis padres, con el permiso de ellos, para vivir en otra ciudad. Comparado con mi natal Victoria, Monterrey es una megalópolis. 

Fue así como empecé mi entrenamiento, que además de una educación formal, me permitió convertirme en un adulto. Viví en Monterrey ocho años llenos de aventuras y anécdotas, hice muchos amigos, me rompieron el corazón (y a veces la cara), conseguí trabajo, manejé un automóvil, y empecé a escribir. Dos fotos dicen más que dos mil palabras:


1999 - 2009

Recomiendo ampliamente a todos los padres que permitan la misma experiencia a sus hijos: es difícil y muchas veces doloroso, pero la recompensa es enorme.